Sin ánimo de enemistarnos con ningún fabricante, cuando se pide consejo a los mecánicos sobre cuál es el coche que menos pasa por el taller suelen contestar: “Los coches son como los electrodomésticos, el que sale malo...”.

No son tan escandalosas como las alertas de los fabricantes de coches y organismos de consumo, que últimamente está poniendo en entredicho la reputación de marcas reconocidas y de prestigio histórico.

Son las averías algo más anónimas, que presentan reiteradamente algunos coches y que conviene conocer antes de tomar la decisión de comprar un vehículo, sobre todo si es de segunda mano.

1º PEUGEOT 407 (2004-2013)

Presenta un desgaste acusado de las rótulas de suspensión y dirección, algo que también ocurre con el sistema de frenos. Por otro lado, también se han detectado fallos electrónicos que podrían llegar a afectar a cualquier sistema del vehículo -luces, funcionamiento del motor.

2º ALFA 159 (2005-2013)

En el 159 se producen, principalmente, dos tipos de fallos: el desgaste prematuro de las rótulas de suspensión y de los neumáticos, dos aspectos que Dekra achaca al comportamiento deportivo de este Alfa. Otro fallo habitual es el desajuste del reglaje en altura de los faros delanteros. 

3º CITROËN C5 (2007-2013)

4,9% de averías graves

Los problemas más habituales del C5 están relacionados con las fugas de aceite del motor y de los amortiguadores en las versiones que no adaptan suspensión activa y con holguras en las rótulas de suspensión. Por otra parte, también se ha detectado un desgaste un tanto elevado de las pastillas de freno.

4º SKODA OCTAVIA (2005-2012)

Las bombillas se funden muy fácilmente, algo que le ha penalizado mucho en este informe. Por otra parte, también se ha detectado un desgaste algo elevado de los discos de freno, así como algunos fallos relacionados con la centralita electrónica del motor.

¿Y el nuevo? Emplea la nueva plataforma MQB del Grupo VW, que debe ser aún mejor por fiabilidad que la anterior. Los problemas eléctricos y electrónicos deberían descender, aunque es probable que se mantenga el elevado desgaste de los frenos.

5º SAAB 9-3 (2003-2012)

El 9-3 se caracteriza por ´sufrir´ dos defectos: el desgaste irregular de los discos de freno -sobre todo, delanteros- y algunas fugas de aceite en el motor y en la caja de cambios. Por otra parte, también se han detectado algunos fallos en la suspensión.

 

CONCLUSIÓN: Exceptuando el caso de los veteranos Peugeot 407 y Alfa 159, la fiabilidad del segmento es elevada y los fallos son relativamente sencillos de reparar.

 

Fuente: autofacil.es

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información